Rumanía, tradiciones y costumbres


   
28 octubre 2009. Categoría: Rumanía Etiquetas: .
traje folclore 300x241 Rumanía, tradiciones y costumbres

Rumanía folclore


El arte popular rumano ofrece aspectos muy distintos: muescas en madera, bordados, tejidos, alfombras, cerámica, huevos pintados o pinturas sobre vidrios. La dimensión artística de la vida es sentida intensamente por el pueblo rumano.
Los objetos más significativos aparecen en zonas como Oltenia, Transilvania, los valacos de la zona izquierda del río Olt hacia la frontera de Prahova, alrededor de la ciudad de Sibiu, alrededor de la ciudad de Brasov, en Maramures, Banat y Bucovina.
En los montes Apuseni y Maramures existe una antigua civilización de la madera. Aquí las tallas no se aplican solamente a los objetos de tamaños reducidos sino también a las casas, a las puertas o cercas, a los muebles o a los crucifijos.
La existencia de esta arquitectura de la madera no tiene nada de raro, porque el país es muy rico en bosques. Las iglesias de madera construidas en la parte nordeste del país impresionan debido a su elegancia, al modo en que combinan las piezas y a sus ingeniosos adornos. Destacables son también las puertas monumentales con adornos al estilo geométrico que, a veces, contrastan con las casas humildes que se encuentran detrás de ellas.

El traje popular actual no es muy diferente al que vestían nuestros antepasados. Los principales elementos se pueden encontrar en la Columna de Trajano de Roma. De colores vivos, cuando se trata de una mujer joven, o más oscuros, cuando se trata de una mujer más entrada en edad, los bordados cubren parte de los tejidos, sobre todo en la zona del cuello, en la zona del pecho, en las mangas de las blusas y en los hombros. En la región de Bucovina, los más frecuentes son los motivos florales, tejidos con hilo de lana, seda, oro o plata. Los efectos obtenidos por la combinación de los colores del tejido y de los bordados son muy especiales.
Debido a estos efectos “ia”, (la camisa que viste la mujer), se puede llevar en combinación con prendas modernas. El traje es completado por las así llamadas “fote”, una especie de saya campesina, que se compone de dos piezas muy bonitas, una delante y otra atrás, o de una sola pieza con la que se cubren las caderas. Las sayas campesinas pueden ser de color negro, muy elegantes, o de colores vivos, adornadas con figuras geométricas o figuras inspiradas de la naturaleza.
En Rumanía, la cerámica tiene una tradición de miles de años. Destacable es la cerámica que se produce en Horezu, región de Muntenia, cuya característica es “El Gallo de Hurez”, la cerámica negra de la región de Bucovina y la cerámica de Corund.

ceramica Rumanía, tradiciones y costumbres

Cerámica rumana

Los ritos practicados en los tres momentos más importantes de la vida de los humanos (el nacimiento, el matrimonio y la muerte) son acompañados por una serie de costumbres mítico-mágico-religiosas. Las grandes fiestas de la cristiandad, el comienzo del nuevo año, así como otras fiestas que se celebran durante el año van acompañadas por prácticas tradicionales. Dos grandes fiestas son puntos de referencia del año religioso ortodoxo: las Pascuas de Resurrección y la Navidad.
Las Pascuas de Resurrección son “la fiesta de las fiestas”. Con este motivo se limpian las casas, se preparan comidas especiales y se pintan huevos. En la mañana de las Pascuas (el primer domingo después de que haya luna llena, tras el equinoccio de primavera) toda la gente viste ropa bonita para acudir a misa, se encienden velitas en las tumbas de los seres queridos y luego toda la familia se sienta a comer. Se chocan huevos pintados, símbolo de la Resurrección, y se disfruta de la comida hecha con cordero: sopa agria, estofado y mondejo (un preparado de intestinos de cordero, huevos, cebolla, perejil y pimienta), así como pan dulce, como postre. Esta fiesta, que se celebra en los monasterios de Bucovina, el Valle del río Olt, en la zona de Dobrogea, en Celic Dere y Niculitel, es una experiencia única en un mundo puro, inalterado por el modernismo de la vida cotidiana. Otra fiesta cristiana, mucho más dinámica y pintoresca, es la Navidad. A partir del 6 de diciembre, día de San Nicolás, las aldeas rumanas se transforman en un verdadero escenario en el que pasan cosas maravillosas.

Es el invierno en una aldea rumana. Se pueden escuchar villancicos (canciones típicas de la Navidad) interpretados por los niños. Ellos visitan todas las casas del pueblo y reciben dulces, frutas e incluso algunas moneditas. Los villancicos están acompañados por campanillas, zambombas (algo parecido a un tambor, hecho de cuero, que tiene una soga en el medio. Al tirar de la soga se puede oír un sonido grave) o flautas.
El ciclo de las fiestas navideñas termina, el seis de enero, con la Epifanía (día en que se celebra el Bautizo de Cristo). Ese día, los curas tiran al agua una cruz de madera, adornada con ramitas de abeto, para que algún joven la saque. Hay quienes dicen que el que lo logra se beneficiará de la protección de Dios durante todo el año.
Además de las fiestas religiosas, los rumanos tienen también fiestas agro-pastorales, heredadas hace miles de años: “Sambra oilor” (el día en que las ovejas se van a la montaña), “Tanjaua” (costumbre de la zona de Maramures, que se celebra en primavera), “Sanzienele” (sanjuanadas, antigua fiesta solar), la Feria de las Muchachas del monte Gaina, y “Hora de la Prislop” (la rueda de Prislop).

El turismo rural pone de manifiesto todas estas tradiciones populares y ofrece a los turistas la posibilidad de vivir en contacto con la naturaleza. Las pensiones campesinas y casas rurales ofrecen las mejores condiciones, en un ambiente familiar y relajante. Participar en las actividades diarias en una casa rural es una experiencia única. Se pueden dar paseos en carruajes, ir de excursión a los alrededores o participar en fiestas campestres. Los anfitriones pueden ofrecer a los turistas información en inglés, francés o alemán. Los que prefieran una atmósfera más austera, pero llena de encanto, pueden alojarse en algún monasterio, pagando precios módicos. También se les ofrece la posibilidad de participar en ritos religiosos en un ambiente especial.

Comentarios (1)

Trackback URL | Feed RSS comentarios

Sitios que enlazan a este artílo

  1. El día de San Nicolás | La vida como un puzzle | 5 diciembre 2013

Dejar un comentario