Los rascacielos de Manhattan


      
20 julio 2009. Categoría: Estados Unidos Etiquetas: .
rascacielos 300x200 Los rascacielos de Manhattan

Rascacielos de Manhattan


Manhattan es la ciudad más grande del mundo. Expansión sin límites y cambio continuo, fueron las características de la ciudad de Nueva york desde sus inicios. En 1820 ya era la ciudad más grande de Estados Unidos.

Entonces alguien tuvo la idea de que sólo se podía seguir creciendo hacia arriba en sentido literal. Algo impensable si no hubiera sido este el lugar en el que Elisa Otish instaló el primer ascensor en 1857, desde entonces el cielo fue el único límite, y Nueva York se convirtió en la ciudad más alta del mundo.

Aunque los primeros rascacielos se erigieron en Chicago, Nueva York tuvo el honor de elevar este arte a las cotas más altas. Quizás fue debido al placer de competir que caracteriza a la ciudad, pero durante un tiempo, cada edificio que se inauguraba, era el más alto del mundo.

El edificio Crysler

edificio crysler 225x300 Los rascacielos de Manhattan

Edificio Crysler

El edificio Crysler fue el más alto del mundo, sólo durante unos años, pero su estilo eminentemente Art Decó le confiere un toque de distinción más allá de su altura. Fue la primera construcción de los Estados unidos que usó el metal como revestimiento. Una forma de recordar cómo se solían fabricar los automóviles Crysler en Detroit.

El Empire State

El Empire State abrió sus puertas en 1931, con más de 380 metros de altura, y ostentó el título de edificio más alto del mundo durante décadas, elegante y de gran altura es un símbolo de la prominencia de Nueva York y de la conversión de Estados Unidos en un gigante de la industria y de la economía a nivel mundial. Al mirar hacia abajo desde las alturas, el visitante no puede evitar sentirse sobrecogido por la metrópolis que se extiende a orillas del Río Hudson.

Flatiron Building

flatironbuilding 225x300 Los rascacielos de Manhattan

Flatiron Building

Es el edificio más antiguo de Nueva York. En 1902, este edificio con forma de plancha antigua proporcionó a la vieja Nueva York algo más de lo que enorgullecerse. Y ahí sique, con sus 87 metros de altura, en la esquina de Broadway con la calle 23.

Comentarios cerrados